Potencias y consumos

Potencias a contratar.

Ley 06.10.18

Como se puede ver al final del Artículo 16 de la nueva ley para la transición energética y de protección a los consumidores 15/2018 de 06/10/2018, estos últimos podrán realizar el contrato de potencia en múltiplos de 0.1 kW (100 W) para contratos que no superen los 15 kW (incluidos) y siempre que se disponga de contador que permita la discriminación horaria y la telegestión.

Esto implica que no es necesario ni obligatorio el disponer de Interruptor de Control de Potencia (ICP) en la vivienda, y que ese control de la potencia se activará en el contador electrónico por parte de la compañía distribuidora, y en la medida solicitada por el usuario siempre que sea múltiplo de 0.1 kW.

Como se puede ver, no hace referencia ni discrimina por tipo de tarifa ni modo de suministro, sea monofásico o trifásico, solo hace referencia a una única potencia para todo el día, incluido en modo trifásico, no es necesario contratar por fases, si no una única potencia.

A continuación detallamos los tipos de contratos de potencia de los que dispondrán los usuarios habitualmente, o se podían contratar anteriormente a la nueva ley.

ICP.png  Ejemplo ICP (Interruptor de Control de Potencia), determina el fijo a pagar.

en este caso 35A supondría 8.05 kW con tensión normalizada a 230 V, en caso de estar a 220 V serían 7.7 kW.

Para determinar la potencia necesaria a contratar, es necesario conocer el grado de equipamiento eléctrico del suministro con sus correspondientes consumos, ya sea vivienda, local comercial o cualquier empresa, así como las posibilidades de simultaneidad de funcionamiento de los equipos.

En este apartado me centraré más en las viviendas por un uso estandarizado de electrodomésticos e iluminación, ya que para otros suministros comerciales o industriales dependerá de las necesidades específicas de cada caso; podría ser el caso de un local tipo pequeño/mediano en superficie pero con equipos de consumo elevado como en cafeterías, carnicerías, etc, mientras que en otros casos como por ejemplo, locales de exposiciones solo disponen de iluminación y en consecuencia la demanda de potencia es mucho menor. Además dependerá del tipo de instalación en monofásico o trifásico para la disponibilidad de potencias normalizadas.

Tabla de potencias normalizadas.

Tabla Potencias Normalizadas

Para el caso de las viviendas la potencia a contratar la definiremos más en función del equipamiento y la simultaneidad o uso cojunto de distintos equipos, que en base a los consumos.

Ejemplos – potencia a contratar y consumos anuales estimados:

Tp y Te - 1

Ejemplo de potencias y costes:

Tp Costes €.png

Variación costes anuales con variaciones de 0.1 kW

Costes Tp 0.1 kW

Como se puede ver el ahorro anual varía entre los 5.19 € de 0.1 kW y los 51.90 € de 1 kW

La diferencia de pasar de 3.45 kW (15A) a 4.6 kW (20A) con el sistema anterior, lo que suponía un incremento de 60.20 € anuales, puede quedarse en 31.14 € si solo necesitamos 4 kW.; lo cual supone un ahorro de 29.06 € anuales

comparativa costes anuales según tipo de consumos, tarifa y equipamiento vivienda

anuales vivienda 14-17

Como se puede ver la diferencia de 5 Amperios o 1.15 kW en la contratación de potencia, supone una media de 5 € mes o 60 € anuales impuestos incluidos, lo que puede significar poco si con eso nos permite desplazar consumo a horas valle en la tarifa 2.0DHA, consiguiendo un ahorro más importante por cambio de tarifa, aunque lógicamente lo mejor sería ajustar la potencia y disponer de la tarifa DHA.

Tantos las potencias como los consumos se consideran para una familia de 2 / 4 personas, y en una vivienda tipo 60 / 90 m2.

Lógicamente todo puede variar en función de necesidades y hábitos de cada caso, y sobre todo cuando entran usos como agua caliente sanitaria y calefacción.

Para otros tipos de viviendas como las unifamiliares, dependerá de los consumos indicados para las viviendas anteriores más otros servicios que puedan necesitar o disponer a mayores como, alumbrado exterior, pozos, piscinas, etc, que además de aumentar la demanda de potencia condiciona el tipo de instalación en base a si necesita monofásica o trifásica, ya que esta última tiene menos tramos de potencia normalizada a contratar, dando un salto de 6,96 kW a 10,35 kW, lo que obligaría a contratar en el mercado libre, incrementando los costes no solo por el aumento de la potencia, si no por el incremento del precio de esta y del consumo.

Además de la potencia a contratar, y que se puede modificar solo una vez al año(*),   el control de la misma y según el Real Decreto (RD) 1955/2000 puede ser elección del usuario, entre los distintos tipos o sistemas, por Interruptor de Control de Potencia o ICP, maxímetro, u otro.

(*) (En caso de necesitar modificar la potencia y no haya transcurrido un año desde el último cambio, se puede solucionar si se cambia previamente el titular del contrato).

Posteriormente y después de distintas interpretaciones, quedó definido que hasta 15 kW de contratación fuese el control con ICP, y a partir de 15 kW con maxímetro, con la excepción de suministros considerados especiales como alumbrados públicos, centros penitenciarios, y otros, además de suministros de servicio continuado y que no se pudiesen interrumpir, como ascensores o bombas de achique (garajes). En estos casos si puede controlarse por maxímetro aunque la potencia contratada sea inferior a 15 kW e incluso a 10 kW.

RD 1454.2005

Aunque en el RD 1955/2000 especifica claramente, que el control de la potencia con ICP debe ceñirse a las normalizadas y entendiendo que al ser este un mecanismo calibrado a una potencia fija, no hace referencia a las normalizadas en el caso del maxímetro, ya que el control lo realiza éste en base a una lectura continuada de 15 minutos, y se toma como definitiva a facturar la lectura más alta registrada entre periodos de lecturas de consumo.

Actualmente algunas compañías permiten contratar con maxímetro para potencias inferiores a 15 kW e incluso a 10 kW, en el caso  de que el suministro disponga de contador telemático, ya que estos equipos traen incorporado el mismo y no necesita una instalación complementaria. Aun así siguen manteniendo el criterio de la potencia normalizada como si fuese el control con ICP. Esto resulta discriminatorio ya que para los casos casos de más de 15 kW (tarifa 3.0A) no mantiene ese criterio y permiten contratar cualquier potencia; incluso distintas para los tres periodos de contratación de que dispone la tarifa comentada.

Este tipo de contrato de potencia tiene implícitos unos márgenes de lectura para su facturación, realizándose de la siguiente forma en función de la misma:

Si la lectura está entre el 85% y el 105% de la potencia contratada, se factura la potencia registrada.

Si la lectura es inferior al 85% de la potencia contratada, se factura mínimo el 85% de la potencia contratada.

Si la lectura supera el 105% de lo contratado, a la diferencia de la lectura superior al 105% se le aplica un incremento del 200% que se suma al total de la lectura.

Ejemplo de facturación con maxímetro:

Control Tp con maxím.1

Potencia contratada 6.9 kW,  Potencia registrada 3.41 kW, al ser inferior al 85% como se puede ver en recuadro siguiente, facturan 5.865 Kw como corresponde al 85% de la contratada.

Contro Tp max. 2.png

A continuación en los recuadros inferiores reseño una comparativa de costes sobre consumos por elementos domésticos, con los porcentajes reflejados en un estudio detallado por el Instituto Enerxético Galego.

Primero comparando el Mercado Regulado con los precios medios salidos de los tres últimos años, del 2014 al 2016 incluidos. Comparando entre las tarifas 2.0A y 2.0DHA.

En segundo lugar realizo la misma comparativa con precios del Mercado Libre considerando una de las ofertas económicas del mismo, y con las dos tarifas igualmente.

De esta forma se pueden realizar distintas comparaciones, entre tarifas iguales de distinto mercado y entre tarifas distintas para el mismo o distinto mercado.

La diferencia más frecuente se da en usuarios que disponían de calefacción por acumulación. Cuando se hizo el cambio de Tarifa Nocturna (TN) a DHA cambiaron el sistema de calefacción a emisores/radiadores directos (mal denominados de bajo consumo) y tarifa 2.0A, aumentando el coste como se ve en recuadro inferior pasando de 364 € anuales a 723 €, debido simplemente al incremento del precio del kWh de consumo;  subiendo aún más los costes al intentar abaratarlos con las ofertas del mercado libre.

Como ejemplo práctico, se puede ver en las dos retablos inferiores lo que supone pasar de mercado regulado con acumuladores y tarifa 2.0DHA, con coste total anual de 1238 €, a tarifa 2.0A en mercado libre con un coste anual de 1931 €, o incluso más elevado.

Esta diferencia de coste no se da generalmente, porque ante este incremento y con la primera factura después del cambio apagan la calefacción o reducen al mínimo de horas su funcionamiento.

En los precios reflejados en todas las tarifas están incluidos los impuestos especiales de electricidad y el IVA

Costes MR

Costes ML.png

En otras comparativas se indican unos datos de consumos erróneos o al menos no los usuales para la mayoría de familias, un ejemplo es el que refleja el IDAE y que se ve en el recuadro inferior, se puede ver los porcentajes que dan para agua caliente y calefacción sobre un consumo estimado de 4000 kWh anuales, lo que una vez aplicado da como resultado unos consumos muy inferiores a la realidad de una familia tipo.

Como se puede comprobar no mantiene un criterio comprensible desde el punto de vista de consumo total anual en kWh, siendo más realista el comprendido entre 7.000 kWh y 10.000 kWh, si sumamos usos varios (electrodomésticos e iluminación), calefacción y agua caliente sanitaria.

Comparativa IDAE.png

 

Anuncios