Contadores

IMG_20170522_195638.jpg

Todo suministro de eléctridad debe disponer de un contador que tome lectura del consumo realizado. Puede ser comprado por el titular del contrato con lo que el mantenimiento y buen funcionamiento corre a su cargo; o bien alquilado a la compañía distribuidora de la zona, quedando entonces el mantenimiento a cargo del mismo. El alquiler cubre todos los costes relacionados con el contador.

Existen en el mercado distintos tipos de contadores, pudiendo variar en función del tipo de contrato de potencia, tipo de suministro o tarifa, etc.

Para la mayoría de suministros en baja tensión pueden disponer de un contador analógico o digital, monofásico o trifásico, de simple, doble o triple lectura, y actualmente y tras el cambio obligatorio por ley, los ya famosos contadores inteligentes con telegestión.

Estos últimos serán los que mayoritariamente nos van a ocupar en esta explicación, ya que para el 31/12/2018, tendrán que estar instalados en la totalidad de suministros con potencia de contratación inferior a 15 kW. Actualmente su instalación supera el 60% de los mismos.

Telegest.Analóico

Las mayores diferencias entre los nuevos modelos y los anteriores, digitales o analógicos, son:

Mayor precisión en la medida del consumo.

  • ICP (Interruptor de Control de Potencia, o limitador de potencia, o “automático”) integrado y con obligación de rearme desde la vivienda; el ICP que está en la vivienda desaparece o queda inutilizado, para pasar a controlar la potencia contratada el integrado en el contador. En caso de saltar o desconectar tienen que tener obligatoriamente posibilidad de conexión a través de un interruptor en el cuadro de la vivienda (generalmente el interruptor de protección general), sin necesidad de tener que bajar al cuadro de contadores.
  • Disposición de Maxímetro integrado.
  • Pueden tomar lectura de dos tipos de tarifas (al menos tarifas A y DHA).
  • Lectura telemática del consumo horario. Una vez que el nuevo contador esté funcionando con telegestión realizará lecturas del consumo cada hora del día indistintamente de la tarifa contratada. Cualquier persona podrá darse de alta en la página web de su compañía distribuidora (que no en la comercializadora), y tomar lectura de los consumos reales por horas. De esta forma  y aplicándoles los precios horarios correspondientes de la web de REE, puede conocer si la factura está correcta.

Sin necesidad de tomar lectura horaria, en el propio contador (al menos en algunos modelos) se puede ver el consumo en kWh por periodos horarios de lectura y tarifa, y de esta forma saber que tarifa nos interesa más (con un consumo superior al 25% / 30% en valle, según regulado o libre ya se ahorra con la DHA). Más adelante se indica como tomar lectura en los nuevos contadores tanto del consumo en kWh como de la máxima potencia demandada entre lecturas en kW.

El cambio de contador telemático es obligatorio y gratuito y el usuario dispone de la opción de comprarlo o alquilarlo. El alquiler tiene un coste mensual de 0.81 €, algo más caro que el anterior.

BOE   Núm. 223     Viernes 16 de septiembre de 2011          Sec. I. Pág. 98657

Disposición adicional segunda. Precio de alquiler de los contadores electrónicos con discriminación horaria y con posibilidad de telegestión para consumidores domésticos.

  1. El precio medio del alquiler de los contadores electrónicos monofásicos con discriminación horaria y con posibilidad de telegestión para consumidores domésticos, considerando no solo el precio del propio equipo sino también los costes asociados a su instalación y verificación, así como la operación y mantenimiento de los mismos, será de 0,81 euros/mes.
  2. El precio medio de alquiler de los contadores electrónicos trifásicos con discriminación horaria y con posibilidad de telegestión para consumidores domésticos, considerando no solo el precio del propio equipo sino también los costes asociados a su instalación y verificación, así como la operación y mantenimiento de los mismos, será de 1,15 euros/mes.
  3. Los precios que se establecen en los apartados 1 y 2 se aplicarán a partir del 1 de octubre de 2011.

BOE   Núm.  44 Martes         21 de febrero de 2012               Sec. I. Pág. 15211

Artículo único. Modificación de la Orden ITC/3860/2007, de 28 de diciembre, por la que se revisan las tarifas eléctricas a partir del 1 de enero de 2008.

La disposición adicional primera de la Orden ITC/3860/2007, de 28 de diciembre, por la que se revisan las tarifas eléctricas a partir del 1 de enero de 2008, se modifica en lo relativo al plan de sustitución de contadores, del siguiente modo:

Uno. El apartado 2 queda redactado como sigue:

«2. El número de equipos que deberán ser sustituidos por cada una de las compañías distribuidoras se establece como un porcentaje del total del parque de contadores de medida de cada una de dichas empresas para este tipo de suministros y deberá ajustarse a los valores que se señalan a continuación para cada intervalo de tiempo:

  1. a) Antes del 31 de diciembre de 2014 deberá sustituirse un 35 por ciento del total del parque de contadores de hasta 15 kW de potencia contratada de cada empresa distribuidora.
  2. b) Entre el 1 de enero de 2015 y el 31 de diciembre de 2016 deberá sustituirse un 35 por ciento del total del parque de contadores de hasta 15 kW de potencia contratada de cada empresa distribuidora.
  3. c) Entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de diciembre de 2018 deberá sustituirse un 30 por ciento del total del parque de contadores de hasta 15 kW de potencia contratada de cada empresa distribuidora.

Los equipos de medida que se instalen deberán cumplir con los requisitos establecidos en el Reglamento unificado de puntos de medida del sistema eléctrico, aprobado por Real Decreto 1110/2007, de 24 de agosto, y en la Orden ITC/3022/2007, de 10 de octubre, por la que se regula el control metrológico del Estado sobre los contadores de energía eléctrica, estáticos combinados, activa, clases a, b y c y reactiva, clases 2 y 3, a instalar en suministros de energía eléctrica hasta una potencia de 15 kW de activa que incorporan dispositivos de discriminación horaria y telegestión, en las fases de evaluación de la conformidad, verificación después de reparación o modificación y de verificación periódica, así como en cualquier otra norma que les resulte de aplicación. El sistema de telegestión desarrollado por cada empresa distribuidora, los equipos asociados y, en su caso, los protocolos específicos, habrán de ser presentados a la Dirección General de Política Energética y Minas en el plazo de tres meses para su autorización según lo dispuesto en el artículo 9.8 del mencionado Reglamento unificado de puntos de medida del sistema eléctrico.

El cliente podrá optar por instalar los equipos en régimen de alquiler o bien adquirirlos en propiedad, de acuerdo con el mencionado artículo 9.8 del citado Reglamento unificado de puntos de medida del sistema eléctrico.»

Los suministros que dispongan de contador en propiedad a la hora de cambiárselo por el de telegestión, y en caso de que el suyo tenga menos de 15 años instalado, no tendrá que pagar alquiler hasta alcanzar los 15 años desde que se instaló el que tenía en propiedad.

Ejemplo: si un contador en propiedad lleva instalado 10 años, y lo cambian por uno nuevo telemático, dispondría de 5 años gratis.

Una vez alcanzado ese tiempo podrá optar por adquirirlo en propiedad o alquilarlo.

Cada compañía puede utilizar uno o varios modelos de contador, y contar con su propio sistema operativo. Si un usuario desea comprar el contador en lugar de alquilarlo, tendría que utilizar el mismo sistema operativo que el que utiliza la distribuidora de su zona; al mismo tiempo que hacerse cargo del mantenimiento y responsable de los posibles fallos (lectura incluida).

Desde mi punto de vista, creo que por los 9.72 € anuales, no compensa la compra y luego ser el responsable del equipo.

BOE   53796        Sabado 29 diciembre 2007         BOE num. 312

Precios Alquiler

Para el resto de aparatos y equipos auxiliares de medida y control, el canon de alquiler se determinará aplicando una tasa del 1,125 % mensual al precio medio de los mismos considerando no solo el precio del propio equipo sino también los costes asociados a su instalación y verificación, así como a la operación y el mantenimiento, siendo este porcentaje aplicable igualmente a los equipos de medida para consumidores cualificados y otros agentes del mercado.

En esta última tabla se pueden ver los precios del alquiler de los distintos equipos en función de la tarifa o sistema contratado. La instalación del contador telemático no implica el cobro del alquiler con la nueva tarifa de mayor coste, hasta que esté totalmente integrado en el sistema. En la mayoría de los casos para suministros en monofásico y simple tarifa, el alquiler es de 0.54 € mes pasando a 0.81 € con el nuevo sistema una vez que estén plenamente integrados en la lectura telemática.

Los nuevos contadores telemáticos, en el caso de algunos modelos, permiten tomar lectura de las dos tarifas y así poder comprobar que tarifa nos interesa más, además de poder leer la máxima potencia demandada entre lecturas de consumos para factura.

Disponen de una pantalla digital donde aparecen por rotación automática o por pulsaciones de algún interruptor (según modelo).

Ejemplo de alguno de los modelos:

Hora Fecha.png

kWh totales.png

Punta-Valle.png

Tp.png

Los kWh totales (1.18.0) son los contabilizados desde su instalación, al igual que los reflejados en Punta y Valle (1.18.1 – 1.18.2)

Los KW de potencia (1.16.0.01) son la lectura de la máxima potencia demanda entre lecturas de consumos para facturación, periodos de un mes si está totalmente integrado en el sistema, o bimestrales mientras no lo esté.

Algunas compañías distribuidoras permiten contratar el control de la potencia por maxímetro si se dispone de un contador telemático, al traerlo este incorporado. De esta forma podemos ver reseñado en la factura las potencias máximas demandadas mensualmente y ajustar el contrato a las necesidades reales de cada caso de una forma más segura.

Este tipo de contrato con maxímetro implica no disponer de ICP o Interruptor de Control de Potencia, lo que nos permite superar la potencia demandada sin que salte y nos corte el suministro, pero por otro lado, si la potencia demandada sobrepasa el 5% de la contratada, ese exceso será penalizado con un recargo del 200%, y en caso de ser inferior al 85% del contrato, solo nos facturarán ese 85%, facturando la potencia real leída entre el 85% y el 100%.

Ejemplo:

Contrato de potencia de 6.9 kW (aunque el control por maxímetro solo estaba disponible para contratos superiores a 15 kW, algunas distribuidoras lo permiten para potencias inferiores)

  • Caso 1.- la lectura del maxímetro es de 4.3 kW. Como el 85% de 6.9 kW son 5.865  kW, la potencia a facturar sería mínimo de 5.865 kW, aunque la lectura fuese inferior.
  • Caso 2.- lectura de 7.1 kW. Como la lectura está entre el 85% (5.865 kW) y el 105% (7.245 kW), se facturarían los 7.1 kW
  • Caso 3.- lectura de 8 kW. Como la lectura sobrepasa el 105% de la potencia contratada (7.245 kW), a la diferencia de la lectura (8 kW) con el 105% (7.245 kW), se le aplica el recargo del 200%.

8 kW – 7.245 kW = 0.755 kW x 200 % = 1.51 kW con lo que, lectura de 8 kW más recargo de 1.51 kW, la potencia a facturar sería de 9.51 kW.

Para estos casos de lectura por maxímetro es importante ajustar la potencia a las necesidades reales, ya que se puede pagar de más tanto por exceso como por defecto.

En el caso de la tarifa 3.0A (para más de 15 kW), que al contrario de las 2.0 y 2.1, que solo tienen un término de potencia, tiene tres términos de potencia, uno por cada periodo. No tiene porque ser la misma potencia para los tres periodos de contratación, puede variar para cada uno de ellos.

Ejemplo.

  • P1 o Punta  –    4 horas – 17 kW
  • P2 o Llano  –  12 horas – 17 kW
  • P3 o Valle  –    8 horas –  17 kW

Esto sería para una demanda lineal de contratación, en caso de no necesitar las mismas potencias por tener otras demandas según periodos. Puede darse cualquier caso, pero en esta tarifa como es superior a 15 kW, uno de los tramos tendría que superar esa potencia, normalmente en periodo Valle por ser el más barato.

Ejemplo.

  • P1 – 13 kW
  • P2 – 11 kW
  • P3 – 15.01 kW, superando los 15 kW

De esta forma podríamos ajustar los costes según necesidades, pero manteniendo la tarifa 3.0A, pudiendo bajar incluso de los 10 kW en algún tramo.

En el caso de contratos con maxímetro para potencia inferiores a 15 kW, permitido por algunas distribuidoras en su zona de influencia como Unión Fenosa Distribución, evitando así el control por ICP, exigen que la potencia se adapte a las normalizadas, aunque está pendiente una resolución de demanda sobre la posibilidad de contratar en estos casos a libre elección según criterio del usuario, al no disponer de ICP.

La implantación de la telegestión supone el cambio de contador en todos los suministros a nivel nacional con potencia de contratación inferior a 15 kW. La sustitución es totalmente gratuita y las distribuidoras encargadas en cada zona tendrán que avisar con anterioridad .

Es conveniente tomar lectura (fotografía) del contador a sustituir y del nuevo a instalar, para que a la hora de liquidar la facturación del contador viejo y comenzar la del nuevo, las lecturas correspondan a lo indicado en los mismos; se puede dar el caso de errores de facturación.

En ningún caso tendrán que firmar ningún documento para el cambio, puede darse la situación de que les visite un comercial posteriormente diciendo que tiene que firmar que la sustitución está realizada y en realidad lo que firman es un cambio de compañía comercializadora a mercado libre.

 

Anuncios