Agua Caliente Sanitaria

Es difícil orientar sobre el consumo o la mejor opción sobre el sistema de agua caliente sanitaria. Son tantas las variantes que se pueden dar, que las necesidades o diferencias entre distintos tipos de familias y sus usos y costumbres al respecto, hace que lo que está muy bien para unos no sirva para otros.

                                                 Bañera

En principio existen dos tipos de producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS), directa / instantánea  o por acumulación. En el primer caso, las necesidades de potencia serían el doble que la aportación de agua caliente necesaria, siendo lo habitual en viviendas tipo con dos baños y para 3 / 4 personas, un caudal instantáneo de 11 / 12 litros minuto. Esto se traduce en una potencia de 20 / 24 kW, tanto en gas como en electricidad.

         Calentador.2.png                          Válv. termostát.                                Interacumulador

Si optamos por el gas, necesitaremos una caldera de 24 kW para ACS, cuando en calefacción con una potencia entre 6 y 8 kW sería suficiente, con lo que estamos perdiendo rendimiento al estar sobredimensionada.

Si por el contrario se piensa en un sistema eléctrico directo, al necesitar la misma potencia, o sea 20 / 24 kW, el término de potencia a contratar es muy elevado, lo que implica pagar un fijo muy alto todo el año, pasar a la tarifa 3.0A con tres periodos tarifarios y tener costes más elevados en mercado libre, lo que hace prácticamente inviable su uso por lo caro del sistema en relación con el resto de opciones.

La otra opción de los acumuladores de ACS, obligatoria en viviendas que dispongan de “3 ó 4 baños”, hace que se puedan utilizar distintas energías para calentar el agua, pudiendo escoger la más interesante según el caso o la calefacción instalada. Esto nos permite disponer de una cantidad importante acumulada, que se puede ir calentando según vaya entrando agua fría en el acumulador mediante pequeñas cantidades fáciles de calentar en poco tiempo.

Al igual que en calefacción, lo mas eficiente energéticamente es la bomba de calor, que puede utilizar tres sistema distintos de instalación:

1.- Aprovechando la bomba de calor de la calefacción si se dispone de la misma.

BC ACS.2    2.- Bomba de calor solo para ACS con sistema partido (Bomba de calor y Acumulador).

BC ACS.1   3.- Bomba de calor con Acumulador integrado en un único aparato o kit.

Si se aprovecha una bomba de calefacción ya instalada (Caso 1), no hay duda alguna sobre su rendimiento económico. Si no es así y pensamos en una individual, dependerá de las necesidades de producción y a qué esté destinada. No es lo mismo la utilización en viviendas con una pequeña demanda que en locales colectivos como piscinas, gimnasios, hoteles, etc., con una gran demanda de ACS.

En el caso de las viviendas que dispongan de un termo eléctrico consumiendo en tarifa valle, o caldera de gas natural, y aunque el ahorro fuese del 50% con la bomba de calor, los años de amortización por la inversión del coste de los equipos a instalar, supondría un periodo de tiempo de entre 15 y 20 años. No ocurre así en los grandes consumos, ya que el plazo de amortización se acorta mucho.

Lógicamente cualquier otro sistema con otro tipo de energía sería más caro y por tanto menos interesante.

Lo mismo ocurre con la producción de ACS mediante paneles térmicos solares.

Solar

El elevado coste de instalación del sistema en comparación con los mencionados anteriormente, requiere una amortización superior a 20 años. Aún así la obligatoriedad de su instalación en nuevas construcciones no tiene en cuenta estos costes, aunque se puede evitar su instalación si se prevé la instalación de equipos de energías renovables que lo sustituyan para la producción de ACS.

Si consideramos que los consumos medios de una familia está sobre los 2000 kWh anuales, y disponemos de una caldera de gas natural o un termo eléctrico de acumulación con la capacidad adecuada (se calcula una media de 50 litros por persona y día) y programado en el periodo valle de la tarifa de acceso 2.0A, los costes anuales pueden estar sobre los 100 € y 120 €, lo que supone una media de 8 € / 10 € mensuales netos.

Cualquier otro equipo que suponga un sobrecoste de instalación entre los 1500 € y 3500 € en bomba de calor o sistema térmico solar, u otro similar, aunque se rebaje el 50% ó 60% del consumo, llevaría de 25 a 40 años su amortización, tiempo superior a la duración de los equipos habitualmente. Logicamente estos sistemas aunque con costes más caros en su instalación, rebajan la factura de forma considerable, en sitios con demanda de ACS muy elevada los plazos de amortización se acortan mucho.

A la hora de la elección entre gas natural y termo eléctrico de acumulación, se debería tener en cuenta los sobrecostes del fijo mensual, mantenimiento e impuesto sobre hidrocarburos que afectan al gas, lo que hace encarecer este sistema sobre el termo eléctrico.

Las dos opciones tienen pros y contras en su funcionamiento. Mientras la caldera de gas tiene producción instantánea, el caudal es limitado y  resulta inferior a lo necesario para los grifos monomandos y alcachofas de las duchas actuales. Solo dará servicio suficiente para el uso de un punto de agua de forma confortable o que cumpla con las necesidades. En caso de querer utilizar dos grifos al mismo tiempo, no tendrían caudal suficiente ninguno de los dos.

En el caso del termo eléctrico de acumulación, y sobre todo si se quiere aprovechar el periodo económico de la tarifa 2.0A  para su calentamiento, debido a los costes mucho más baratos, puede haber momentos en que nos quedemos sin ACS, aunque se puede conectar en cualquier periodo, pero con los costes de consumo más elevados. Si se instala la capacidad adecuada y se hace un uso racional del ACS, no suele haber problema, y el coste es muy económico en comparativa con otros sistemas. Lógicamente, si no programamos en horas valle o cambiamos de tarifa o mercado, el coste se duplica.

Aunque la mayoría de termos instalados no dispone de la tarifa valle, o incluso si la tienen contratada no programan el termo acumulador en horas Valle (o baratas), conectará automáticamente en el momento de consumo cada vez que se demande  ACS, lo que conlleva que se esté calentando en las horas caras casi en exclusiva, por lo que se encarece.

Si por el contrario disponemos de la capacidad adecuada (50 litros por persona y día), sí podremos programarlo para la noche exclusivamente y disponer de ACS durante todo el día sin consumo en horas punta o caras. De esta forma el coste es menos de la mitad.

También se puede hacer en caso de termos de menor capacidad, programando por la noche 5 horas, para volver a calentar después de las primeras duchas de la mañana, en horas Valle antes de las 12 h o 13 h según sea invierno o verano. Podría calentarse inicialmente entre las 02 h y las 07 h, para luego recuperar programando entre las 08/09 h y las 12/13 h, según sea invierno o verano.

La mejor programación para un termo y como generalmente necesita 5 h de calentamiento para el total de la capacidad, será entre la 02 h y las 07 h, de esta forma consumimos en el periodo más barato y además al no estar utilizando otros sistemas, evitamos el contratar más potencia, con lo que conseguimos un doble ahorro. Aún así y como comenté antes, siempre se puede realizar una nueva programación entre de dos o tres horas, entre 08 h y 11 h, para recuperar ACS.

La instalación de una válvula mezcladora conseguiría un mayor rendimiento del sistema, pudiendo suponer un ahorro entre el 15% y el 25%, además de evitar temperaturas elevadas para la posible utilización por parte de niños o mayores.

Válv. termostát..png

La instalación del termo en posición vertical u horizontal también influye en el rendimiento del mismo. El calentamiento del agua es más uniforme en vertical, además de tener menos superficie de intercambio entre el agua fría y la caliente, con lo que la posición vertical mejora el rendimiento. Es importante que la entrada del agua fría disponga de un difusor interno que evite la entrada a presión y se mezclen fría y caliente.

La obligatoriedad de instalación de válvula de seguridad, implica una conexión a un desagüe para las pequeñas pérdidas por sobrepresión sobre todo a la hora del calentamiento. Estas pérdidas no suponen ningún problema, si no al contrario, indican que la válvula funciona bien y esas pequeñas pérdidas evitan que la cuba sufra dilataciones con el aumento de presión, con lo que al final alargan la vida del termo.

Un termo acumulador con un buen aislamiento, y dependiendo donde esté instalado, puede tener unas pérdidas diarias de mantenimiento de 1 kWh, lo que supone un coste anual entre los 15 € y 18 €. Puede mantener el agua caliente durante 5 o más días sin suministro eléctrico, y tener temperatura suficiente para poder ducharse dependiendo lógicamente de donde esté colocado. Es muy habitual ver termos colocados en terrazas abiertas donde tiene mayor pérdida de calor, y por tanto más consumo.

Al igual que en la calefacción, no existen productos milagrosos que nos den mucho mayor rendimiento (excepción siempre de la bomba de calor), o varíen las necesidades de ACS. Lo más importante va a ser la concienciación para un buen uso del agua caliente sanitaria.

B. Calor e Termo ACS.png

Datos Técnicos Termos

El uso racional del agua, implica el ahorro en agua y en energía.

Costes ACS en función de precios tarifa contratada y consumo de agua.

Precios medios ponderados anuales – datos REE

Precios Medios Anuales - 2014 - 2017.png

Costes Medios con precios anuales y consumos estimados ACS

Coste Medio Anual-Mensual 2014-2017.png

Costes calculados con consumo estimado anual de 1000 kWh, 1500 kWh y 2000 kWh. Los consumos en tarifa 2.0DHA se calculan al 50% en Punta y Valle en un caso (1) y al 100% en Valle en el otro (2), para comparar costes en relación a la tarifa 2.0A, siendo esta última la contratada mayoritariamente.

se considera un incremento de potencia contratada de 1.15 kw (5 A), para poder conectar el termo las 24 h, en tarifa 2.0a y 2.0DHA (1), en la opción 2.0DHA (2) se programa entre la 01 h y las 07 h, para de esta forma no necesitar contratar más potencia, y además realizar todo el consumo en periodo barato o Valle.

como se puede observar las diferencias de costes son considerables entre tarifas y uso, no así en los precios del kWh anual entre los distintos años.

 

Anuncios