Inicio

Visión sobre el mercado eléctrico actual.



El mercado eléctrico español debido a sus características estructurales de producción y comercialización con cambios constantes en los precios, además de la obligatoria adaptación a las normativas europeas, sufre desde hace unos años constantes modificaciones que repercuten tanto en la parte económica, como factor más importante a percibir por los usuarios, como también en otros aspectos como los derechos de estos últimos, además de tarifas, tipos de mercados, opciones de contratación, etc.

Todos estos cambios en tantos aspectos del sistema, necesitarían de una información más directa y cercana al usuario por parte de los organismos oficiales competentes, tanto a nivel nacional como autonómico, además de centros de atención donde el usuario pueda realizar sus consultas o aclarar sus dudas de forma personal o telefónicamente respecto a cualquier tema relacionado con la electricidad, considerada por otra parte por la propia ley del sector como un producto básico de primera necesidad tanto para usuarios/as domésticos/as como para el buen funcionamiento y competitividad de las empresas, y no dejando casi todo ceñido a la información de algunas páginas web de los organismos oficiales, donde incluso está desactualizada o falta parte de la misma. Además no todos los usuarios disponen de medios o conocimientos suficientes para acceder o comprender esa información tal y como está expuesta. De hecho la única forma de acceder a los precios horarios de la electricidad en el mercado regulado para el pvpc (precio voluntario pequeño consuimidor) de forma oficial, es a través de la página web de Red Eléctrica Española (REE), donde se pueden consultar de forma diaria, como resultado de la suma de los peajes de acceso y el coste de la energía salido de la subasta horaria diaria y están indicados  en €/MWh, cuando en la factura aparecen como €/kWh.

Por otra parte, la ley del sector eléctrico obliga a las compañías, antes distribuidoras y ahora comercializadoras, a asesorar a los usuarios tanto a la hora de contratar un suministro en relación a la potencia necesaria y tarifa más adecuada al mismo, como a la hora de resolver cualquier queja o problema derivado del suministro y/o facturación. La respuesta por parte de la compañía en la mayoría de los casos es contraria a la ley y va más en relación a sus intereses que con el de  los usuarios, aún a riesgo de que éstos últimos puedan presentar una reclamación de forma oficial, cosa que habitualmente no ocurre por desconocimiento de sus derechos como consumidores en temas relacionados con el suministro eléctrico.

Una de las bazas que más suelen utilizar para amedrentar al usuario es el corte de suministro, utilizando mucho el aplazamiento de la respuesta a la reclamación (aunque la normativa indique cinco días),  con lo que éste transige o deja de reclamar ante los continuos abusos de algunas compañías.

De igual forma que falta voluntad por parte de las compañías para corregir muchos de sus “errores” que a veces implican a sus clientes problemas económicos que pueden llegar a ser graves, falta por parte de los organismos competentes la firme decisión de hacer cumplir la ley a dichas compañías. También es cierto que por parte de los usuarios /as, la dejadez o pasividad simplemente de comprender la factura y conocer sus derechos, hace que los abusos puedan ser mayores, y lo único que desean es que el coste final sea lo más barato posible, pero sin atender a normativas, tarifas, mercados etc., simplemente por “decreto”.

En más de treinta años de experiencia en el sector, pude ver como gran cantidad usuarios actuaban en contra de sus propios intereses a la hora de gestionar su contrato de electricidad, muchas veces por desconocimiento, otras por falta de asesoramiento o por desconfianza, y otras muchas movidos y cegados por las ofertas de las compañías del mercado libre en forma de descuentos, sin comprobar si la oferta mejoraba lo que tenía, cosa prácticamente “improbable” por no cedir imposible.

Es incomprensible que desde el 01/07/2009 que se liberalizó el mercado y partiendo todos de un contrato en mercado regulado, a día de hoy sean mayoría las personas que se cambiaron al mercado libre a pesar de pagar una factura más cara y perder parte de sus derechos, algunos tan básicos y necesarios como el bono social o el derecho a 60 días de plazo para solucionar una factura impagada, o la gestión de las reclamaciones ante consumo o la delegación de Industria en lugar del juzgado.

Por todo esto creo interesante o importante que las personas puedan disponer de la mayor información posible, para así actuar en su beneficio y no en el de las compañías eléctricas, de ahí el motivo de este blog, que espero pueda serles útil.